Smile Dog

smiledog

Smile.dog, o “smile.jpg”, es una imagen en que se ve un Husky Siberiano de mirada malvada y escalofriante sonrisa humana, una mano estirada que sale del lado izquierdo, y una habitación a oscuras, apenas iluminada por el flash de la cámara. Dicen que, si ves la original (las que hay son falsas), te dará un ataque epiléptico y el demonio canino te visitará cada noche, exigiendo que lo sigas difundiendo…

La famosa historia

Conocí a Mary E. personalmente en el verano del 2007. Su esposo desde hace quince años, Terence, me consiguió una entrevista con ella, Mary estuvo de acuerdo ya que yo no era ningún molesto periodista que pudiera amenazar la privacidad de su hogar, sino un escritor amateur en busca de datos para una tarea universitaria. Si todo salía bien, yo podía escribir obras de ficción en base a la entrevista.

El día para entrevistar a Mary tuvo lugar un fin de semana en el que pude viajar hasta Chicago; sin embargo, cuando estuve allí, me encontré con que Mary había cambiado de parecer y, presa de un extraño temor, se había recluido en su habitación, aunque afortunadamente su esposo me apoyó y entre ambos permanecimos media hora junto a la puerta de Mary.

Durante los treinta agotadores minutos que Terence y yo estuvimos esperando, tomé notas y él intentó calmar a su esposa, que no dejaba de llorar, darnos excusas, o crear relaciones más o menos incoherentes sobre sus pesadillas con la realidad. “Lo siento, debe comprender que ya no puedo hacer más para ayudarlo”, dijo Terence al cabo de la media hora, y entonces le agradecí y me marché.

En cuanto a mis razones para entrevistar a Mary E., sucedía que ésta era la encargada de un Bulletin Board System en 1992, cuando recientemente llevaba cinco meses de matrimonio con Terence y tuvo la desdicha de encontrarse con la imagen smile.jpg, que cambiaría su vida drásticamente. Contando con ella, 400 fueron las personas que vieron la imagen, publicada como un hipervínculo en el Bulletin Board System que ella dirigía. Las 399 personas restantes que vieron la imagen, no hablaron abiertamente sobre la misma, y hasta se cree que pueden haber muerto: solo Mary E. lo hizo, aunque desgraciadamente calló el día en que fui a buscarla…

Mi interés por smile.jpg se remonta al 2005, cuando empecé a investigar sobre asuntos “oscuros” que sucedían en el ciberespacio, y entonces, en los foros donde se hablaba del tema, Mary aparecía como la víctima más mencionada en aquel extraño asunto, del que tanto se comentaba y especulaba pero sobre el cual casi no existía información, al punto de que muchos pensaban que todo era un hoax.

Curiosamente, y si bien la escasez de información tendía a sembrar la incredulidad, por otra parte, el hecho de que el tema fuera una imagen, daba en cierto modo la oportunidad de creer a quienes quisieran hacerlo; puesto que, si la imagen desataba súbitamente una crisis de ansiedad y epilepsia en quien la viera, entonces las imágenes que habían eran todas imitaciones (suponiendo que fuera verdad lo de la imagen original), ya que ninguna causaba los efectos que debía causar. Así, el tablón de imágenes de 4chan, sobre todo en la zona /x/ de temas paranormales, era uno de tantos lugares en que abundaban los falsos Smile.dog: algunos realmente patéticos, incapaces de hacer temblar al niño más crédulo y cobarde; otros, con un aire macabro, reflejo de un esmerado trabajo.

En Wikipedia, pese a que se da espacio a cosas como hello.jpg y 2 Girls 1 Cup, no se dice una sola palabra sobre smile.jpg, y según se sabe, automáticamente se suprime cualquier entrada que los entusiastas intenten publicar sobre el tema, tabú para la enciclopedia virtual.

Debido en parte a actitudes como la de Wikipedia, los supuestos encuentros con smile.jpg son míticos, legendarios dentro de la web, y la historia de Mary E. es sólo un trozo de la punta del iceberg del fenómeno, en el cual abundan los rumores sin verificar.

Se cree que la imagen habría aparecido durante los 90 en los inicios de Usenet, donde circuló como archivo adjunto de una cadena de correo con la frase-asunto de “¡¡SONRÍE!! ¡DIOS TE AMA!”; también, se rumorea que en el 2002 un hacker llenó los foros de Something Awful (la cuna de Slenderman) con una plaga de imágenes del Smile Dog verdadero, haciendo que casi la mitad de foristas sufran epilepsia y se traumaticen de por vida.

Quienes cuentan que han visto la imagen maldita, dicen que estaban demasiado ocupados para guardar una copia en sus ordenadores, pero todo el mundo sabe que son mentirosos porque… ¿no es demasiada coincidencia que todos los que la vieron estaban demasiado ocupados o no conservan la foto por otros motivos?… Pese a esto, hay concordancia en que lo visto es como un perro, casi de seguro un Husky Siberiano, que está en una habitación oscura, únicamente iluminada por la luz que emite la cámara al instante de capturar lo que tiene en frente. Lo único que se ve de fondo es una mano humana, vacía, descrita como “haciendo un gesto”, y que surge desde la parte sombreada a la izquierda. El perro, o el demonio, o la “cosa” o “entidad” con aspecto de perro, posee una sonrisa amplia y escalofriante, con dos hileras de dientes blanquísimos, alineados, afilados y de aspecto humano…

Los datos descriptivos antes expuestos, no serían teóricamente afirmaciones de los testigos después de ver la imagen, sino más bien un conglomerado de caracteres en que participan tanto el recuerdo posterior a la crisis epiléptica, como la sugestión condicionante dictada por el conocimiento de los relatos de otros testigos.

Sobre los ataques epilépticos, estos suelen continuar indefinidamente, no dándose una única vez, y apareciendo generalmente cuando la víctima duerme, situación que afortunadamente puede frenarse con ciertos medicamentos. En el caso de Mary E., ella no estaba usando un medicamento apropiado, y tras mi visita en el 2007, comencé a mandar mensajes a grupos de noticias, a webs y a correos, todos orientados a temas de folclore y leyendas urbanas. Mi propósito era encontrar una víctima del smile.jpg que estuviese dispuesta a contar sus experiencias. Como nunca me respondieron, terminé olvidando el tema y centrándome en mis ocupaciones de estudiante universitario. No obstante, en los primeros días de marzo del 2008, revisé la bandeja de entrada de mi correo y tenía… ¡un mensaje de Mary E.! Era el siguiente:

Para: jml@****.com

De: marye@****.net

Asunto: La entrevista del verano pasado

Saludos, Sr. L.,

Me siento realmente avergonzada sobre el comportamiento que mostré cuando vino a entrevistarme. Ojalá comprenda que fue mi culpa y no la suya. Me di cuenta muy tarde de que pude ser más civilizada, y espero que usted perdone mi rudeza y falta de colaboración, pues fue el miedo lo que me hizo actuar así.

Verá, durante dieciséis años he tenido pesadillas con el Smile.dog, cada noche… Parece absurdo aunque es la verdad… Hay algo inefable, algo indescriptible en mis pesadillas, algo que las hace peores que cualquier otro sueño que haya tenido. En esas pesadillas, yo no me muevo, no hablo, sólo miro hacia adelante, donde todo cuanto hay es la vil escena de la fotografía… Veo la mano, y ese “perro” que me dice algo…

En realidad no es un perro, no sé bien qué es, pero me dice que me dejará tranquila solamente si hago lo que me dice, y eso que dice es: “difúndelo”. Con esa única palabra expresa su deseo… ¿Cuál es? Quiere que enseñe la imagen…

Inicialmente no entendía cómo podía “difundir” la imagen sin tenerla, pero a la semana siguiente recibí un correo, que contenía un sobre manila, no mostraba la dirección del remitente, y contenía un disquete de 3,5 pulgadas. No creí necesario verificar el contenido: sabía lo que contenía el disquete.

Consideré cuidadosamente mis alternativas: podía dárselo a un desconocido, a un compañero de trabajo, a Terence… Pensar en ello me resultaba repugnante. ¿Qué ocurriría después? Si el Smile.dog cumplía, por fin volvería a dormir en paz. ¿Pero y si era mentira? ¿Qué haría de ser así? La situación podría empeorar si obedecía las órdenes de aquella criatura…

Finalmente decidí no hacer nada, y de ese modo permanecí por todos estos años, aunque escondí el disquete en vez de tirarlo. Cada noche, durante todo este tiempo, el maldito “perro” ha invadido mis sueños para exigirme el cumplimiento de su deseo, y lo he ignorado, pero ha sido una tortura…

Ya no publicaban nada las otras víctimas del Smile.dog que conocí en el Bulletin Board Sustem, y hasta oí que algunas de ellas se suicidaron. Las otras víctimas guardaban silencio, no existía nada de ellas en la web: habían desaparecido por completo, me preocupaban mucho…

Sinceramente le pido perdón, Sr. L., pero cuando usted contactó a mi esposo para la entrevista, yo ya no aguantaba más. Había decidido entregarle el disquete, no me importaba si mentía o no el Smile.dog, sólo quería que todo acabase. Como usted era un desconocido, pensé que no me importaría darle el disquete para ayudarlo, dejándolo todo a su suerte.

No obstante, antes de que tocara la puerta de mi hogar, me percaté de que yo iba a atentar contra su vida. No soporté darme cuenta de que fui capaz de pensar en hacer algo así, e incluso hoy sigo sin soportarlo. Siento vergüenza, Sr. L. Ojalá este mensaje lo convenza de abandonar las investigaciones sobre el Smile.dog, o puede que encuentre alguien más débil que yo, alguien dispuesto a obedecer al “perro”…

Se lo pido encarecidamente: deténgase antes de que sea demasiado tarde.

Sinceramente,

Mary E.”

El mismo mes en que recibí el mensaje de Mary E., Terence me dio la noticia de que su esposa se había suicidado, y que encontró el mensaje que recibí mientras se deshacía de algunas cosas de su esposa, entre estas, de sus cuentas de correo electrónico.

Terence estaba muy deprimido por lo sucedido, y me dijo llorando que siguiera los consejos de su difunta esposa. También me contó que incineró “el maldito disquete” hasta reducirlo a un montón de “apestosas cenizas”; pero, cuando hacía eso, y justo en el momento en que el disquete se estaba derritiendo, escuchó una especie de siseo, como el que hacen ciertos animales, aunque proveniente del disquete…

La verdad es que al comienzo no supe bien cómo actuar. De hecho, creí que todo podía ser una farsa de la pareja para deshacerse de mí, pero posteriormente confirmé la muerte de Mary E. en algunos obituarios de periódicos virtuales de Chicago. En ninguno de esos cyber diarios decía que ella había muerto por suicidio, aunque tampoco se negaba eso. De todas formas, decidí cesar mis indagaciones por un tiempo, no solo por Mary E. sino porque se acercaban mis exámenes finales (en mayo) en la universidad.

Dicen que el mundo tiene formas curiosas de probarnos: en mi caso, casi un año después de la fallida entrevista con la ahora difunta Mary E., recibí este mensaje (se los pongo con la mala ortografía que tenía):

Para: jml@****.com

De: elzahir82@****.com

Asunto: sonrie

Hola

Enkontre tu e-mail en internet tu profile desia ke estabaz interesado en el smiledog. Yo lo vi y no ez tan malo como disen la gente. Te mande una copia. Difúndelo. 🙂

La última palabra del mail me paralizó; además, había un archivo adjunto de nombre “smile.jpg”… Tras mucho tiempo y pensando que casi seguramente era una farsa, descargué la imagen.

Sí, lo hice, y si acaso era la auténtica, pues en verdad nunca estuve convencido del supuesto poder del smile.jpg. Me asustó lo sucedido con la pobre Mary E., aunque probablemente ella estaba mentalmente trastornada mucho antes de que la imagen del perro llegara a su vida. Y es que: ¿cómo diablos podría una simple imagen causar una maldición? ¿Qué clase de ser tiene tal poder como para entrar en la mente de alguien solo a través del poder del ojo?

Ahora, y si todo es tan absurdo: ¿cómo es que la leyenda ha sobrevivido tanto tiempo?

Si la imagen es verdadera y también lo que se dice de ella, mis sueños serán invadidos por el demonio canino en caso de que me atreva a verla. Me pedirá cada noche que cumpla su voluntad, hasta que ceda: ¿qué será de mí?, ¿acabaré, al igual que Mary, resistiendo estoicamente hasta morir?, ¿aceptaré la voluntad del Smile.dog y lo “difundiré” a cambio de tener paz nuevamente? Si acepto la voluntad del Smile.dog, ¿cómo lo difundiré?, ¿a quién o a quiénes les pasaré la maldición?

Si escribo un artículo sobre smile.jpg como pensaba inicialmente, podría poner la imagen de evidencia, y cualquiera que leyese el artículo y viese la imagen, se afectaría si la leyenda es verdad. Pero, asumiendo que fuese verdadera la imagen que tengo y la leyenda sobre la imagen: ¿pondré tantas vidas en juego para salvarme?, ¿soy capaz de semejante vileza?… Sí, ¡lo soy!

.

ORIGEN: La única versión que probablemente sea verdad sobre su origen, es que la imagen surgió el 1 de abril del 2007 (Día de los Inocentes en USA) en los foros de 4chan en Japón, junto con la historia expuesta. Al año siguiente la historia del “smiledog” ya era famosa, en el 2009 cobró aún más importancia, conociéndose bajo el título de “smile.jpg”. Por otro lado, se cuenta que el usuario creador de la historia, a través de un programa robot de Hotmail, dispersó un mensaje en que decía “Sonríe, Dios te ama”, y que tenía por archivo adjunto la imagen del perro…

.

 ALGUNOS “SMILE DOG”:

smiledog-compilado

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

14 comments

  • En la demonología y el espiritismo se habla o escucha algunas veces sobre perros malditos, con grandes ojos rojos, la piel en putrefacción, dientes afilados como navajas y una sonrisa que haría correr hasta al mas valientes de los hombres.
    Ciertamente es un demonio, casi ninguna persona ha podido verlo, en mis años de investigacion de lo paranormal, solo una persona me conto la historia del perro.
    lo unico que le paso fue que se llevo un gran susto, y ahora le tiene miedo a los perros, y mas en la noche.
    es muy escalofriante ya que muchos perros suelen reirse como en las imágenes de arriba de perros reales, pero como dicen por hay el perro demonio solo se presenta a personar que han intentado hacer pactos o contactos con demonios y han fracasado, y tienen cierto temor a los perros.
    El demonio se presenta en forma de un perro salido del infierno, su unico objetivo es aterrar a la persona para advertirle que no vuelva a intentar convocarlo.
    Una foto del perro, si alguien tuviera el valor de tomarsela, no tiene ningún efecto real, muchos soñamos con cosas mas escalofriantes que un perro con sonrisa de guason.

  • EL PERRO ME DA MIEDO Y PUEDE ESTRA RELACIONADO CON UN PERRO DE OTRA DIMENSION

  • CON 10 ANIOS Y CIENDO UN PEQUENIO INVESTIGADOR PARA NOR MAL ME INTERE SO BASTANTE

  • Respondiendo a Victoriano y su afirmación “El demonio se presenta en forma de un perro salido del infierno, su unico objetivo es aterrar a la persona para advertirle que no vuelva a intentar convocarlo”. Si yo fuese el demonio ciertamente me gustaría pactar con los humanos. Para qué asustarlos??? Más bien mi adversario querría apartarlos de mí. Digo…

  • Buff… es solo una copia animal de Jeff the Killer

  • Ese perro creo que esta vínculado con jeff the killer
    o.o o-o

  • Ese perro parece una copia o relación a Jeff the killer

  • Hhahahahha apoyo a los ultimos comentarios, parece ser un fotomontaje de Jeff The Killer XD